Diversas son las denominaciones que usamos para hablar de Arquitectura Ecológica, arquitectura sostenible, arquitectura sustentable o verde , entre otras, pero para entender estos conceptos debemos remontarnos a la Cumbre de las Naciones Unidas en 1987.

Gro Brundtland fue la creadora de término Desarrollo Sustentable.

Fue allí donde la entonces Primera Ministra noruega Gro Harlem Brundtland incorporó en el informe titulado Nuestro futuro común la definición de “desarrollo sostenible” la definición del concepto “desarrollo sostenible” como una forma de satisfacer las necesidades de la actual generación sin comprometer el futuro de las siguientes. Esta concepción se basaba en tres principios básicos:

  1. Análisis del ciclo de vida de los materiales
  2. Uso de energías renovables
  3. Reducción de residuos

 

Pero, ¿de dónde viene la necesidad de hablar de desarrollo sostenible?

En 1968 Morton Hilbert, profesor universitario estadounidense, realizó las primeras jornadas de concienciación para hablarle a los estudiantes sobre ecología. El 22 de Abril de 1970 Gaylord Nelson, senador estadounidense, promovió la primera manifestación en la que se reivindicaba la importancia del medio ambiente.

Gracias a las mencionadas acciones la presión social aumentó como para que se creara el Día Internacional de la Tierra, para concienciar sobre los problemas de sobrepoblación, contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger el planeta.

Esta situación llevo a la arquitectura a buscar la adaptación, a evolucionar a la par, así de la arquitectura ecológica han ido surgiendo variantes, que aunque parten de la misma raíz, tienen principios propios, hablamos de Arquitectura Ecológica Low Tech, High Tech y Eco Tech.

 

LOW TECH


“La construcción low tech es aquella que está relacionada con materiales y soluciones constructivas cercanas, adecuadas a las realidades de los territorios y fácilmente realizables con pocos medios”. Esta es la definición que ofrece la arquitecta técnica española Montse Bosch y resume los principios del «Low Tech» en los siguientes:

  1. Recursos materiales de origen local
  2. Tecnología que se adapte a los recursos locales disponibles
  3. Facilidad de reproducción de la técnica constructiva usada
  4. Conocimientos accesibles alejados de tecnicismos abstractos
  5. Simbiosis con otros sistemas constructivos

 

Este tipo de arquitectura intenta reivindicar que se realice un análisis de las técnicas y materiales constructivos pasados para que la edificación en el futuro sea eficiente y tenga en cuenta el impacto medioambiental.

Así lo ratifica Mònica Alcindor, arquitecta de nacionalidad española y haitiana dedicada a la arquitectura ecológica: “El actual sistema económico solo procura conseguir el máximo beneficio económico. Nosotros proponemos ir más allá, para intentar ser respetuosos con el entorno natural y social”.

Esto quiere decir que se realiza un estudio previo de los materiales y se analiza todo el ciclo de vida de la construcción. Los materiales que se consideran low tech son, por ejemplo, la madera y el adobe, ya que además de ser abundantes, tienen un impacto energético muy escaso.

 

Wang Shu, premio Pritzker 2012.

 

Uno de los arquitectos que se puede considerar referente es Wang Shu, de origen chino.

Considera importante un cambio en los modos de construcción debido a que en los últimos tiempos se “iba demasiado deprisa sin pensar en las consecuencias de los actos ni en el medio ambiente”.

 

 

HIGH TECH


El high tech surgió entre 1968 y 1970, pero no existe una fecha concreta ya que se trata de una evolución lenta; y apostaba por la alta tecnología y la innovación para expresar su imagen. Debido a la revolución industrial, se estaban creando gran cantidad de edificios similares y monótonos estéticamente.

En respuesta a este problema, nació el high tech. Sus características principales se pueden resumir en las siguientes:

  1. Afán de enseñar las estructuras y mostrarlo como parte de la edificación
  2. Crear elementos nuevos, dado evidencia de la complejidad de la técnica constructiva
  3. Creencia de que la tecnología podría mejorar el mundo
Sede central del HSBC (Hong Kong) de Norman Foster. Fuente: Ronacrete

Norman Foster, arquitecto británico, destaca por el uso de este modelo de construcción, desde el Banco del Comercio de Fráncfort hasta la Sede central del HSBC en Hong Kong. Su filosofía, como explicó a El País, es la unión de “todos los elementos que por separado constituyen un edificio”.

 

ECO TECH


The Green Skyscraper de Ken Yeang. Fuente: Archute.

Tras la crisis del petróleo de 1973, el modelo high tech no era capaz de hacer frente a la rehabilitación de muchas edificaciones ya que suponían un coste demasiado elevado.

Como solución a este problema nació el eco tech, ya que apuesta por la reducción de costes y el uso eficiente de energía.

Este modelo cree en la simbiosis entre el entorno físico y climático, y la conciencia social, ecológica y económica.

Destaca Ken Yeang como representante del eco tech. Es un arquitecto malasio que ha escrito varios tratados sobre diseño ecológico y bioclimático. Su obra más conocida es The Green Skyscraper del año 2000.

La preocupación por el medio ambiente se ha ido desarrollando desde hace años. Y aunque cada día haya más conciencia sobre este problema, hay que impulsar medidas sobre la importancia del planeta. Por ello, hay que recordar y celebrar que personas como Gaylord Nelson impulsarán el Día Internacional del Planeta Tierra (22 de abril).

Como se puede observar, la preocupación por el medio ambiente se ha ido desarrollando desde hace años. Norman Foster, en una entrevista para Movistar 0, habla de que hay que ser capaces de hacer más consumiendo menos, “tenemos que aprender del pasado y combinar eso con la tecnología más avanzada de nuestro tiempo para conseguir una calidad de vida apta que mejore las relaciones entre el ser humano y el planeta”.